El apoyo psicológico de la familia

Según algunos estudios hasta el 90% de las personas con esta enfermedad tienen cansancio que se mantiene casi todo el día, tienen una mala tolerancia al esfuerzo y se encuentran continuamente como si se les hubiera agotado la energía. Además tienen dolor físico gran parte del día que llega a incapacitarles y a reducir enormemente su calidad de vida.

Algunos pacientes afirman sentirse en ocasiones como si les hubiera pasado un camión por encima suyo o les hubieran dado una paliza. Obviamente, eso repercute también a nivel psicológico, sumándose a la depresión, ansiedad y fatiga propios de la enfermedad. Todo esto hace que el paciente tenga tendencia a la depresión, al pesimismo, a la baja autoestima, y a la falta de alicientes, sueños y proyectos de futuro. Por todo ello, es fundamental que la familia y amigos sean un gran apoyo para ellos, y que contribuyan a fomentar su bienestar emocional, en lugar de ser un problema añadido.


Es muy importante tener una actitud positiva antes las cosas de cada día, aunque sí que es verdad no es fácil mantener una actitud positiva cuando se sufre fibromialgia. Se aconseja a los familiares y amigos que no alteren ni exciten a los pacientes, ya que la tensión acumulada les pasa factura y empeoran su estado de salud en días posteriores.

La excesiva preocupación por todo lo relacionado con la enfermedad es uno de los elementos clave de la depresión y la baja autoestima que produce frecuentemente la fibromialgia. Esto es la raíz del proceso que degenera la calidad de vida psicoemocional del paciente, por lo que hay que procurar un cambio de mentalidad tanto para quien la padece como para quien los rodean. Es fundamental mostrar su apoyo a los enfermos en lugar de juzgarlos y criticarlos, aunque tampoco hay que caer en el error de sobreprotejerlos, muy especialmente si se trata de niños o adolescentes.



Hay que buscar un ambiente familiar relajado y libre de exigencias constantes, y saber que hay que marcarse objetivos pequeños que se sepan que se pueden cumplir y valorar siempre lo que se consigue y no desanimarse por lo que queda, es decir más vale pájaro en mano que mil volando y coger ese pájaro que nos sea más fácil de conseguir.

Cuando alguien padece fibromialgia, debe cuidar siempre su autoestima y evitar quedar atrapado en el torrente de pensamientos negativos que frecuentemente aparecerán como consecuencia de los síntomas y la incapacidad que estos generan. Y a los familiares que les rodean debo decirles que no olviden que a pesar del dolor continuado y la apatía que este muchas veces generan; la mayoría de personas con fibromialgia son unas grandes luchadoras.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *