Los interrogantes de la investigación científica

En Europa, a excepción de Alemania y del Reino Unido, el mundo de la investigación aún está indeciso en lo que a la fibromialgia se refiere. Cuando se investiga, el interés recae en la presencia o la ausencia, en las tasas de presencia de ciertas substancias en la musculatura de las personas fibromialgicas.

O bien se pone el foco en el estudio de la circulación sanguínea reducida en la zona de puntos sensibles; o bien en la presencia, en el líquido cefalorraquídeo de los enfermos, de sustancias en cantidades superiores a las «normales»). Hay investigadores que estudian las tasas de anti cuerpos en los fibromialgicos, y otros investigan en el campo de la genética que todavía no ha llegado a esclarecer qué porcentaje juega el factor genético en el total de factores responsables de la enfermedad.



El problema es que a pesar de que se investiga bastante, todas las investigaciones parecen no llegar a ninguna conclusión relevante. Es cierto que poco a poco se van des cubriendo cosas importantes, pero los dos grandes interrogantes de esta patología siguen sin esclarecerse. Me estoy refiriendo a su causa y a cómo curar la fibromialgia. Pasan los años, y a pesar de los descubrimientos, a pesar de que van apareciendo nuevas hipótesis y modelos teóricos que podrían suponer una explicación de la enfermedad, dichas teorían no llegan a poder ser demostradas .empíricamente.


La causa real de la experiencia dolorosa de los enfermos aún no se ha determinado, o al menos no hay una causa oficialmente reconocida por la comunidad científica. Uno de los mecanismos evocados sería un funcionamiento del sistema nervioso central con exceso de percepción y de transmisión del dolor debido a una cantidad insuficiente de neurotransmisores encargados de disminuir el dolor. Por ejemplo, la cantidad de serotonina en la sangre y en el liquido cefalorraquídeo de los fibromialgicos es reducida en relación con la normal, aunque no se ha descubierto el por qué.

El inicio de la enfermedad podría deberse a la influencia de factores genéticos, o un shock fisico o emocional, o una infección viral, o de satendida, entre muchas otras hipótesis.
Otros sugieren una anomalía en los intercambios musculares: una falta de irrigación sanguínea o una aportación in suficiente de oxigeno comportarian dolor físico y fatigas y miembros débiles.



Aunque se ha demostrado que existe una leve carencia de aporte sanguíneo y por tanto de oxígeno a nivel de las zonas de los puntos gatillos, no se ha podido demostrar cual es la causa de ese insuficiente aporte sanguíneo. Ni siquiera se sabe si esa insuficiencia de aporte sanguíneo sería una causa o una consecuencia del proceso.

Por su aspecto desconcertante y enigmático, algunos médicos rechazan considerar la fibromialgia como una auténtica enfermedad y siguen considerándola como un síndrome de origen psicosomático, si bien es evidente que los defensores de esta hipótesis tampoco pueden demostrar que esta sea cierta.

Y mientras, los pacientes tienen que resiganarse a ver pasar su vida, los años, las décadas, las oportunidades, las esperanzas y los sueños. Uno tiene la impresión de que no se está haciendo lo suficiente. Lógicamente no es que no se investigue, sino que las investigaciones no consiguen llegar a despejar las grandes dudas, los grandes misterios que rodean a una enfermedad tan misteriosa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *